Magia

De IncivilWiki
(Redirigido desde «Magia de la Losa»)
Saltar a: navegación, buscar

En el mundo de Incivil existen distintos tipos de magia que se diferencian entre sí ante todo por su origen así como por los medios y los fines de los que la practican. La mayor parte de la magia proviene del conocimiento de la Losa descubierto por Ándotam, el primer mago; sin embargo existen otras fuentes de poder mágico mucho más antiguas que no tienen nada que ver con la Losa.

Cada senda mágica tiene su propia idiosincrasia pero, en general, los practicantes de magia han de reunir una cualidad, tener una desmesurada fuerza de voluntad. El estudio y la erudición no son tan determinantes para el practicante de magia como lo es tener un inquebrantable fuerza de voluntad. En las Escuelas de Magia se potencia la determinación de los aprendices con métodos como el aislamiento, la meditación, la disciplina férrea o incluso hasta la tortura, aunque tales prácticas nunca son conocidas fuera de sus muros.

Magia de la Luz

Es el poder más antiguo que existe, y el más puro. La magia divina está vinculada a una fuente de poder que no es sino el resplandor de los Dioses Hacedores en el universo, conocido vulgarmente en el mundo de Odnumai como la Luz. La Luz es el faro que lleva a las razas creadas a encontrarse con sus hacedores de acuerdo a la religión de la Sagrada Llama de Is, pero también es una fuente de vida y renacimiento, de creación y restauración.

En el mundo de Odnumai en tiempos muy remotos se veneraba a los Dioses Hacedores, pero la Dominación Slarzash y luego la tiranía de los Dioses de la Guerra apagaron la llama de la Luz entre las razas mortales. Según narran los textos sagrados de la religión de la Luz, un mensajero de los Dioses Hacedores llamado Noilerif el Guardián de la Llama se reveló a un héroe llamado Isdaád y tras ayudarle a derrotar al maligno Thairüm, el "caudillo-dios" de los slarzash, le confirió la sagrada misión de reavivar el resplandor de la Llama de Is, la Luz de los Dioses Hacedores, entre todas las razas de Odnumai.

El poder de la Luz se da de dos formas en el mundo de Incivil. Se conoce con el nombre de Ungidos a las personas que han sido bendecidas con el poder de la Luz desde su nacimiento. Son muy escasos los que reciben este don innato pero son aún menos los elegidos que han sido bendecidos con este poder en edad adulta por el propio Noilerif, como el legendario héroe Isdaád. Aquellos que obtienen el don de irradiar el sublime poder que la Luz representa deben custodiar este sagrado obsequio mediante el temple de una vida recta en el camino de la Luz. Sin embargo, está no es la única forma de acceder al poder de la Luz: mediante el estudio de las enseñanzas de Noilerif los discípulos de Isdaád fueron iluminados para acceder a un conocimiento superior, la magia divina.

En el 3 d. S. la Archisacerdotisa Selaya Undai reconstruyó el templo de Istárun que había sido destruido por los Falsos Dioses de la Guerra en Ingrad. En este santuario los nuevos sacerdotes de la Sagrada Llama de Is son iluminados por el poder la Luz y las enseñanzas de Noilerif para ayudar a los necesitados. Aunque la magia divina no se ciñe sólo a los sacerdotes y es enseñada en otros lugares, e incluso puede ser empleada por personas deshonestas o que no sean seguidores de la Luz, solamente los más puros serán capaces de obrar con ella verdaderos prodigios, como devolver la vida a un muerto.

Magia de la Naturaleza

Otro poder muy antiguo que existe en el mundo de Odnumai es el de la Madre Vahna, una poderosa entidad de indudable influencia pero de origen incierto (según los druidas la Madre Vahna fue herida por el alado Anphus y su cuerpo caído se convirtió en la Tierra, donde brotó la vida natural de Odnumai).

De acuerdo a un relato oral transmitido por los druidas desde el año 4000 a. S., los Slarzash decidieron cortar el milenario roble Issûl, desencadenando la manifestación de una deidad llamada Sûlainar, uno de los dos hijos de Vahna, que convocó a todas las criaturas vivientes para defender el sagrado árbol. Los guerreros de Zhiast huyeron al contemplar cómo las heridas de sus enemigos eran curadas por el poder de Vahna. Las criaturas pensantes que ayudaron a Sûlainar se convirtieron en los primeros druidas.

En tiempos antiguos solamente los druidas eran capaces de entrar en comunión con la Madre Vahna y su poder sobre la naturaleza, pero en el 70 d. S. el Consejo Ándotam pactó con el druida Ábaran Nozz para fundar la Escuela del Roble en los bosques al norte de Látgor, junto al gran roble milenario Issûl. De esta forma el conocimiendo del druidismo se abrio a otros practicantes de la magia más allá de los druidas, sin embargo, es bien sabido que un uso inadecuado de este poder atrae la ira de la Madre Vahna, que no destaca precisamente por su misericordia...

Magia de la Losa

En el 1080 a. S., en las lomas del monte Aenos, un joven sabio eremita llamado Ándotam empezó a atraer discípulos que buscaban conocimiento y alejarse del culto a los nuevos Dioses de la Guerra.

Ándotam, el primer mago y el primero de la raza que lleva su nombre, descubrió el lenguaje de las runas y los arcanos de la manipulación de la esencia de todas las cosas gracias a una visión que le permitió encontrar, entender y descifrar la Losa oculta en la cima del monte Aenos. Pero el mayor descubrimiento que implicaba todo aquello era que los Dioses de la Guerra no eran verdaderas deidades, sino maestros del arte secreto que enseñaba la Losa, eso sí, extremadamente poderosos, pero en definitiva, nada más que tiranos que sojuzgaban el mundo. Esta terrible revelación fue el germen de la rebelión de los ándotam y de la Primera Guerra del Culto.

La mayor parte de las disciplinas mágicas tienen su origen en la Losa, a excepción de la la Magia divina y el Druidismo. La Losa en sí no es la fuente de poder, sino el conocimiento que había en ella.

La Magia de la Losa también es conocida como Magia Prohibida entre los druidas o los sacerdotes de la Luz y sus seguidores, pues según ellos suele servir a propósitos ambiciosos y egoístas, trayendo nada más que desequilibrio y corrupción al mundo.

Disciplinas mágicas de la Losa

  • Magia elemental: La magia elemental manipula los elementos primordiales para obtener resultados destructivos. Su fuente de poder está en la brusca manipulación de las energías del mundo físico.
  • Nigromancia: La nigromancia manipula los prohibidos senderos de la muerte para obtener resultados de oscuridad y destrucción. Su fuente de poder está en la impía manipulación de las energías antinaturales.
  • Mentalismo: El mentalismo manipula la mente para obtener resultados de ilusión y engaño. Su fuente de poder está en la sutil manipulación de las energías mentales.
  • Magia arcana: La magia arcana manipula la esencia de la magia para obtener resultados asombrosos. Su fuente de poder está en la misteriosa manipulación de la energía en su estado más puro.
  • Magia rúnica: Gracias a la inscripción rúnica, los distintos tipos de corrientes mágicas pueden ser fijadas en múltiples objetos, confiriéndoles así diversas propiedades mágicas.

Ver también

Escuelas de Magia