Tagash

De IncivilWiki
Revisión del 15:20 19 jun 2014 de Stormcrow (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Tagash es un país situado en el extremo oriental del mundo, en el continente de Azhura. Su ciudad más importante y capital es Naojing. Poco se conoce del lejano y exótico país de Tagash, lo poco que se sabe de ellos es gracias a algunos comerciantes que desde allí llegan hasta Seran, portando sus famosa sedas. Se dice que los dominios de Tagash son tan grandes como los del mismísimo Imperio de Ingrad. Tagash está habitado casi únicamente por humanos, aunque algunos aseguran que en esas tierras habita una especie de hombres serpiente, posiblemente sea una leyenda o se trate de lizarros descendientes de los antiguos Slarzash. Los hombres de Tagash, como todos los del continente de Azhura se distinguen del común de los humanos por sus exóticas facciones rasgadas.

Tagash, o como se le conoce también, el Imperio de Jade, está gobernado por un emperador cuya dinastía (la dinastía Xing) se remonta a milenios en el pasado. De la dinastía Xing se dice que el Dios Dragón del Sol Naciente les cedió el dominio sobre los hombres tras irse a su sueño de 5000 años, ya que a su regreso se acabaría el mundo.

Se cree también que los primeros de entre la antigua orden de los monjes provienen de las tierras de Tagash, en cuyas montañas se encuentran los templos-monasterios, lugar de origen de las órdenes de monjes guerreros, origen de las artes marciales. En Tagash no se conoce la esencia de la magia como se conoce en el continente de Vahnaë, sin embargo, estos monjes guerreros son capaces de proezas tales como asestar golpes a metros de distancia y efectuar saltos de docenas de metros, o correr por las paredes, con el dominio de una energía interior que ellos denominan chi.

En Tagash también habita un clan Vénnifelt, el clan del Dragón Esmeralda. En las montañas que separan Tagash con Lénthor viven también algunos clanes de Medones, que se han adaptado a la vida en los riscos nevados.